Menu

Cl.
La asertividad en los niños

Abril 20, 2017

Para estimular a nuestros hijos en su asertividad, es primordial ofrecerles a nuestros hijos un ambiente de comunicación y confianza

Por Claudia Ojeda

Se define asertividad como aquella habilidad personal que nos permite expresar sentimientos, opiniones y pensamientos, en el momento oportuno, de la forma adecuada y sin negar ni desconsiderar los derechos de los demás. En otras palabras es la capacidad para decir las cosas sin hacer daño.

Las conductas asertivas no se heredan; sino que se aprenden, un niño se va desarrollando en estrecha interrelación con el ambiente que le rodea. Dependiendo de cómo sea el ambiente (familia, escuela, sociedad) que rodea al niño, éste aprenderá a comportarse de una manera u otra.En la práctica, esto supone el desarrollo de la capacidad para:

  • Discriminar entre la aserción, la agresión y la pasividad.
  • Defenderse, sin agresión o pasividad, frente a la conducta poco cooperadora, apropiada o razonable de los demás.Así pues, la aserción no implica ni pasividad ni agresividad.

Debemos tener en cuenta que la comunicación tiene dos grandes extremos negativos: la pasividad y la agresividad. Por un lado, los niños pasivos son aquellos que son incapaces de actuar en situaciones incómodas; mientras que, por otro lado, los niños agresivos saben defenderse, pero siempre acudiendo a la violencia o agresividad. La asertividad se encuentra a medio camino entre estas dos situaciones y es el estado ideal a la hora de comunicarnos con los demás.

Ahora muchos papás se estarán preguntando ¿Cómo lograr que nuestros niños sean asertivos y se hagan respetar, a la vez que respetan a los demás?Para poder enseñar a nuestros hijos asertividad, es fundamental aprender nosotros mismos y ponerlo en práctica día a día para que tomen ejemplo de sus padres que son los mejores maestros y modelos que pueden tener. Para ser asertivos, debemos ser capaces de expresar nuestros sentimientos, en cada momento. Cuanto menos los reprimamos más nos familiarizaremos y más fácil nos resultará gestionarlos.

Por otro lado, debemos aprender a aceptar nuestros sentimientos, pero también los de nuestros hijos. Si buscamos una asertividad no debemos juzgar sus sentimientos. Es fundamental decir claramente lo que necesitamos o queremos, ya que expresando nuestros deseos es la mejor manera de reconocerlos.

Por último, es fundamental, aprender a decir que no, tanto a los demás como a nuestros hijos. Si no sabemos decirles que no, quizás el tampoco aprenda a decirlo, ni a expresar sus opiniones sobre los demás.

Para estimular a nuestros hijos en su asertividad, es primordial ofrecerles a nuestros hijos un ambiente de comunicación y confianza en el que se sienta seguro para expresar sus opiniones sin sentirse juzgado o ridiculizado. Pero la confianza, no implica dejarles hacer todo lo que ellos quieran, los niños tienen que tener límites, ya que los niños con limites son niños seguros. Si conoce los límites podrá utilizarlos en la vida diaria y podrá ponérselo a los demás.

WhatsApp

Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>