Menu

Mm.
Jeff Bezos llega al espacio a través de Blue Origin

julio 20, 2021

De vez en cuando, sería bueno alejarse de la Tierra por minutos, para valorarla mejor

Por: Christian Velázquez / Foto: El Periódico

QUERÉTARO, QRO.- El fundador de Blue Origin, Jeff Bezos, además de Amazon, es ahora el segundo multimillonario que viaja en su propio cohete. Partió al espacio desde el oeste de Texas junto con su hermano, un adolescente holandés y una pionera de la aviación de 82 años, en este contexto se podría decir de estos acompañantes, que son las personas: más joven y más grande que abandonan el planeta.

El cohete New Shepard de Blue Origin remontó vuelo con su grupo selecto de pasajeros en el 52do. aniversario del alunizaje del Apolo 11.

Bezos apunta a una altura de 106 kilómetros, unos 16 kilómetros más que el vuelo de Richard Branson el 11 de julio.

La capsula es totalmente automática, lo que evita la necesidad de llevar personal entrenado para el breve vuelo; por el contrario,  el cohete Virgin Galactic de Branson requiere dos pilotos experimentados.

Los cohetes New Shepard han realizado 15 vuelos de prueba no tripulados desde 2015. Si concluye con éxito, Blue Origin planea dos viajes tripulados más este año.

El viaje lo hicieron a bordo de una cápsula con amplias ventanas, lo que les brindó unas espectaculares vistas a la Tierra. Y es que la New Shepard, construida por la empresa de Bezos Blue Origin, está diseñada para servir al naciente mercado del turismo espacial.

“La 0gs (fuerza gravitacional cero) fue una de las grandes sorpresas porque se sentía tan… normal. Era casi como si los humanos hubiéramos evolucionado para estar en ese ambiente, lo cual sé que es imposible. Se sentía tan sereno, en paz”, expresó.

“Todos los astronautas que han estado en el espacio dicen que (el viaje) los cambia… miran a la Tierra y están algo asombrados y pasmados por su belleza, pero también por su fragilidad, y puedo dar fe de eso”, añadió Bezos.

A dos minutos de partir, la cápsula se separó del cohete y continuó ascendiendo hacia la línea de Kármán, la ampliamente reconocida frontera del espacio, a 100 km de altura.

Los pasajeros experimentaron unos cuatro minutos de ingravidez y pudieron soltarse de sus cinturones de seguridad para flotar y disfrutar del panorama de nuestro planeta a la distancia.

La empresa aún no vende pasajes al público. Los viajeros en los próximos vuelos serán los participantes en la subasta de 28 millones de dólares del mes pasado para obras de beneficencia. El ganador desconocido se retiró del vuelo de este martes, debido a un problema de horarios, y su plaza quedó para Oliver Daemen, un estudiante universitario holandés cuyo padre fue uno de los postores.

También viajaron Mark, hermano menor de Bezos, y Wally Funk, una de 13 pilotos que se entrenaron a principios de los años 60 para el proyecto Mercury de la NASA pero no fueron aceptadas por ser mujeres.

Regresando a lo que fue para ellos un viaje inolvidable, después de que la cápsula alcanzara una altitud máxima de unos 106 km, inició el descenso con un paracaídas para amortiguar el aterrizaje. Y aterrizó 11 minutos después en el desierto del occidente de Texas.

Luego de tocar tierra, Bezos declaró: “Astronauta Bezos (su sigla de identificación): ¡el mejor día de mi vida!”

WhatsApp

Leave a Comment

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>